Desde el pasado 2 de julio de 2015 la ley nos permite divorciarnos ante notario. Este procedimiento es prácticamente similar que si lo hiciéramos en un juzgado, y su fin es desjudicializar estos procesos, otorgando a los profesionales notarios las competencias necesarias para llevarlos a cabo.

Un dato curiosos es que desde la aprobación de la nueva ley, donde se otorga a los notarios la autoridad pública de llevar a cabo tanto bodas como divorcios, se han celebrado aproximadamente en el primer año unos 4.600 divorcios, mientras que las bodas han sido prácticamente la mitad. Este dato, más que una anécdota, nos hace ver que cada vez más parejas contemplan este tipo de divorcios como la opción más valida.

Pero si estas pensando en poner fin a tu matrimonio y valoras esta opción, hay cosas que debes de conocer de antemano:

 

Divorcios de mutuo acuerdo ante notario

Este tipo de divorcios o separaciones solo se puede llevar a cabo siempre que sean de mutuo acuerdo y no contenciosos. El notario se encargará de otorgar la escritura pública que regula el trámite.

Esta escritura se basa en la voluntad declarada de la pareja en su intención de divorciarse, acompañada del preceptivo convenio regulador que exponga la liquidación del régimen de gananciales y el reparto de bienes.

 

Requisitos necesarios para un divorcio ante notario

 

3 meses de matrimonio

Como en todos los casos de divorcio es necesario haber cumplido un mínimo de tres meses desde la celebración del enlace.

 

Hijos no dependientes

Es imprescindible que en el matrimonio no tengan hijos menores de edad sin emancipar o incapacitados por cualquier circunstancia, que necesariamente dependan de los padres.

En otros casos nos podemos encontrar que el matrimonio tenga hijos mayores de edad, en esta situación es absolutamente necesario que estos otorguen su consentimiento, sobre las medidas adoptadas que les influyan a ellos, debido a que en muchos casos siguen conviviendo en el domicilio familiar o no tienen ingresos y siguen dependiendo de los padres. Sin este consentimiento el notario no dará por valido el divorcio.

Otro dato muy importante  a tener en cuenta es la imposibilidad de divorciarse ante notario cuando la esposa esta embarazada.

 

Asistencia  de un abogado

Al igual que pasa con un divorcio judicial en este caso también es necesaria la participación de un abogado en ejercicio por requerimiento de la nueva ley.

Los dos cónyuges pueden estar representados por el mismo abogado, que se habrá encargado de llevar a cabo la negociación entre las partes del convenio regulador.

En mi opinión, los que busca la ley, es que tanto a la hora de negociar el convenio regulador o incluso en la firma ante el notario, los cónyuges dispongan de una figura (en este caso un abogado) que actué como mediador o asesor ante cualquier consultar o negociación entre las partes.

 

Otorgamiento de modo personal

Aunque dispongamos de un abogado o representante legal, es necesaria la asistencia presencial de las dos partes a la vez, para la firma de la escritura pública.

Es conveniente conocer que este punto de la ley no está demasiado claro, y en ocasiones “especiales” se ha permitido la representación de alguna de las partes, ante estas situaciones es necesario contemplar cada caso en particular.

 

El divorcio mediante notario

 

Validación del divorcio

Una vez firmado por las dos partes, el notario hará llegar una copia de esta escritura pública al Registro Civil. Si bien el divorcio es efectivo desde el mismo momento de la firma de la escritura pública.

Es conveniente tener en cuenta, que la misión del notario es dar fe de un acuerdo previo al que han llegado las dos partes. Si bien la nueva ley le otorga el criterio de considerar si alguna parte (cualquiera de los demandantes de divorcio o los hijos) sale perjudicado gravemente frente al acuerdo adoptado. En este caso puede tomar la decisión de dar por terminado el expediente, indicando a los interesados la necesidad de que dicho convenio regulador sea aprobado judicialmente. Esta denegación se comunicara a los organismos pertinentes para que la pareja no pueda acudir a otro notario que vea el acuerdo como valido.

 

Modificación del Convenio Regulador tras el divorcio

Como sucede en los divorcios o separaciones judiciales, el convenio regulador firmado en su día se puede modificar de mutuo acuerdo de las pensiones compensatorias, cuando las circunstancias económicas de alguno de los cónyuges hayan cambiado por cualquier motivo.

Si el divorcio se ha producido ante un notario, la ley nos indica que el nuevo acuerdo tiene que efectuarse en la misma notaría, siendo necesaria de nuevo la asistencia de un abogado.

 

Cuánto cuesta un divorcio ante notario

Una pregunta que me hacen muchos clientes. En estos casos el precio suele rondar entre los 200€ y los 300€, solamente por el procedimiento notarial.

A esta cuantía hay que añadirle los gastos derivados por el trabajo llevado a cabo por el abogado elegido, y el coste de la liquidación del régimen económico matrimonial.

 

 

Espero que éste artículo sobre los divorcios ante notario te haya podido ayudar a aclarar tus dudas sobre este asunto. Puedes ampliar tu información consultando la Ley 15/2015, de 2 de julio, de Jurisdicción Voluntaria. De todas formas si necesitas alguna información o aclaración sobre este tema, ya sabes que me tienes a tu disposición para cualquier consulta.